viernes, 24 de mayo de 2019

Dolor y gloria. Almodóvar 2019.


Pues vi “Dolor y gloria”. No dudo que sea verdad eso de que los ricos también lloran. O sea, sí, ese señor famoso, admirado y sin problemas económicos tiene mala salud (solo le falta para completar la colección, un cáncer) pero no consigo apiadarme de su sufrimiento. Es más, no consigo ni creerme que sufra.

Y me digo: quizá si ese hombre quitara colorín y objetos a su casa, le dolería menos la cabeza.

domingo, 21 de abril de 2019

A Foreign Affair (en España "Berlin occidente) Billy Wilder, 1948.


Qué placer ver una peli tan inteligente, con un guión tan genial, una puesta en escena tan eficaz, con unos actores (y actrices, más) tan excelentes...
Da igual que la hayas visto diez veces: te ríes y te maravillas como en la primera.
De hecho, en la sala, rompimos a aplaudir al final. Eso me encanta de Francia, que la gente aplauda (a veces) en el cine. En el teatro se aplauden incluso los pestiños. Sí, ya sé que los que hicieron el film no están presentes pero, y el homenaje al genio y al arte en sí ¿qué?
Y por supuesto que a la peli se le pueden poner reparos y yo se los pongo. No me ciega la pasión, pero, lo que es, es. Quiero decir, por ejemplo: ese canto al beísbol (o sea esa americanización) como método para aprender democracia es ridículo. Y falsa, repugnante y no funciona, como hemos visto en Irak, Afganistán, Libia, etc. 
Es más, la película tiene ramalazos machistas que no me pasan desapercibidos. Podría ser peor, por supuesto (mucho peor) pero, igual que dije antes: lo que es, es. En esta parte de mi comentario es donde a mis amigos patriarcales se le ponen los pelos como escarpias. Ya los oigo pensar que tengo estrechez de miras, que "divido" a la humanidad, etc. etc. O sea, cuando critico la propaganda yanqui y la utilización del beisbol, bien. Pero si añado que en esas pandillas de niños que están siendo americanizados y "entrenados en los valores democráticos" no hay ni una niña (ni se la espera), entonces, desvarío.
Esto me recuerda a cuando anunciaron por la tele: "Hoy, por primera vez, después de tantos años, se podrá ver cine en Kabul". Y punto. Omitian hecho (pequeño detalle, pelillos a la mar) de que lo podría ver la mitad de la población. La otra mitad seguía como antes: con la pata quebrada y en casa. Igual que sistemáticamente ignora que, en Irak o en Libia, las condiciones de vida y libertad de la mitad de la humanidad (siempre la misma mitad) incluso han empeorado
. 
Pero dicho todo eso: quien no haya visto este film que lo vea porque, además, está lleno de sutiliza. Y, al final, si bien no condenamos a los americanos, comprendemos que tampoco es posible no dolerse de otros destinos. Y eso a pesar de que la película suaviza le destino de Erika 


viernes, 19 de abril de 2019

Efectos secundarios, Soderbergh, 2013

No leer si pensáis verla. Contiene spoilers.
Ya sabéis que Steven Soderbergh ha realizado un extenso plantel de películas de éxito.
Empezando por aquella sobrevalorada Sexo, mentiras y cintas de vídeo (total, debe su éxito a que muestra con humor un orgasmo femenino simulado).
Le han seguido otras también muy taquilleras. Algunas me han gustado bastante: Traffic o Erin Brockovich. Otras me parecen unas castañas bastante vomitivas (Ocean's Twelve, por ejemplo).
En cualquier caso resultan films muy dispares porque dependen mucho del guión. El de Erin Brockovich es de una mujer, Susannah Grant y se nota ¿verdad?
¿Qué tienen en común estas pelis? que están bien realizadas, que te sientas en la butaca, empiezan y te las vas tragando, tan ricamente, tan estupendamente. Son pelis realizadas con esa maestría profesional admirable que ha alcanzado el cine de Hollywood. Con esas formas ya prácticamente universales. Llueven sobre mojado porque es el cine en el que somos educados mayoritariamente. Son películas que 
en todos sus aspectos y detalles (modos, maneras, ritmo, planos, efectos, composición, etc.) son los que esperamos, pues a ellos estamos hechos. 
Total, que es difícil que no resulten unos muy buenos productos.
Eso exactamente le ocurre a Efectos secundarios. El guión es Scott Z. Burns (me lo apunto para escupirle por el colmillo si alguna vez me lo cruzo).
Es tan tópico y tan misógino que, cuando ya empecé a olerme la tostada, me dije: "No, no me puedo creer que las asesinas sean este par. No es posible que, además de mujeres, resulten lesbianas". Pues sí. Así es. 
Estaba yo con la mosca detrás de la oreja desde que aparece el personaje de Katherine Zeta Jones. Vale, doy por supuesto que a su edad ya no puede ser utilizada en el papel de "tía buena" pero no era solo eso. Le encontraba un no sé qué sospechoso. ¡Y es que resulta que es un lesbianon de mucho cuidado, claro!
Y, por supuesto, desde la lesbianez al asesinato hay solo un paso, como es bien sabido (y si no que le pregunten a nuestros obispos).
¿Puede haber por este ancho mundo un par de lesbianas asesinas? sin duda. No cuestiono yo tal cosa ni en particular ni en general. Suscribo el derecho al mal de las mujeres (que tan divinamente argumentó Amelia Valcárcel). Ahora bien, me maravillan estas "coincidencias". Con los pocos personajes de lesbianas que se pasean por el cine… mira tú.
He de deciros que, en general, la ficción audiovisual exagera ampliamente los "instintos asesinos" en las mujeres. Así, como ya sabéis, en la vida real, las mujeres no cometen ni el 5% de los asesinatos. Pero en la serie CSI, por ejemplo, cometen en torno al 30% (bueno, hace tiempo que ya no veo CSI pero dudo que haya cambiado).
Aquí, dos fotos de Katherine Zeta Jones. En una va de seductora bien hétero, sin duda. En la otra de lesbiana perversa ¿observáis? ¿no queda claro quien es la buen y quien la mala? Y lo hacen a lo bestia, sin sutilezas: pelo, ropa, iluminación, posición de la cámara, encuadre, 
etc? Hay dios mío, cómo aburren los tópicos.



sábado, 22 de diciembre de 2018

Un asunto de familia de Hirokazu Koreeda


Un asunto de familia de Hirokazu Koreeda, fue Palma de Oro en Cannes (totalmente merecida desde mi punto de vista). Os la aconsejo encarecidamente (si os gusta el cine poco convencional, por supuesto).

domingo, 16 de diciembre de 2018

Roma, de Alfonso Cuarón, 2018


Vi Roma, de Alfonso Cuarón. ¡Jó, qué gozada! Disfruté intensamente ante tal despliegue de excelente cine y de buen hacer cinematográfico puesto al servicio, además, de algo que importa.