jueves, 11 de octubre de 2018

“Vértigo” (De entre los muertos) de Hitchcock, 1958


Anoche volví a a ver “Vértigo” (De entre los muertos) de Hitchcock, 1958. La vi en muy buenas condiciones: copia restaurada, pantalla gigante, excelente sonido… Y me aburrí que para qué…
  

martes, 19 de junio de 2018

Ocean’s 8 (Gary Ross, 2018) y The book Club (Bill Holderman, 2018)

Publicado en Tribuna Feminista:
https://tribunafeminista.elplural.com/2018/06/oceans-8-notable-the-book-club-muy-deficiente-mucho/

Ocean,s 8, notable. The book club, muy deficiente (mucho)

Mirad lo que os digo: Prefiero Ocean’s 8 (Gary Ross, 2018) a Desobediencia. 

¿Cómo es eso posible? me reprocharéis ¿Cómo puedes preferir un film insustancial de atracos a un film que trata un asunto importante?

domingo, 17 de junio de 2018

Hedy Lamarr: from Extase to Wifi (Alexandra Dean, 2018)


Hedy Lamarr: from Extase to Wifi (Alexandra Dean, 2018). Un documental interesante y triste.
Quienes habéis leído mi libro El papel de las Mujeres en el cine, sabéis que admiro la inteligencia, el genio de inventora, el espíritu libre de Hedy Lamar. Pero, viendo este documental (en el que he aprendido cosas que no sabía) he sentido mucha pena por ella y por todas esas grandes estrellas que, a cambio de su “rutilante” vida, pagaron un alto, altísimo precio.


jueves, 14 de junio de 2018

Desobediencia (Sebastián Lelio, 2018)

Nota: spoilers variados. Quedáis avisad@s.

Desobediencia de Sebastián Lelio me ha parecido mediocre tirando a maleja. Dura 114 minutos (nada menos) de los que, después de todo, los únicos que me han interesado son los que muestran detalles “etnográficos” relativos al funcionamiento de la comunidad judía ortodoxa. Digo que esos detalles me han entretenido (aunque tampoco me eran del todo desconocidos), no que me gusten porque, en efecto, las religiones, cuanto más ortodoxas, menos me gustan.


martes, 12 de junio de 2018

El hombre que mató a Don Quijote, Terry Gilliam, 2018

¿Es Terry Gilliam quién ha envejecido o soy yo? respuesta: los dos, claro.
Me pregunto qué pensaría yo de Brazil si volviera a verla...




De todas formas, sospecho que siempre hemos sobrevalorado su cine. Quizá nos dejábamos encandilar por su pasado Monty Phyton o por el barroquismo loco de Las aventuras del barón Munchausen...
Su última peli, El hombre que mató a Don Quijote no solo me ha aburrido a muerte, es que me ha parecido un film sin gracia, sin imaginación (barroco y recargado, pero sin imaginación real), con un guion de tontería, contado a trompicones...
Y, por supuesto, sigue religiosamente la línea de "mis encantos son irresistibles y todas las esplendorosas rubias que se cruzan conmigo se me cuelgan sin remedio" (no se sabe por qué, pues ni guapo, ni extraordinario en nada, solo neura y bobo). Más el toque "Mi personaje, en el fondo, os enternece ¿a qué sí?".
Y, aunque el detalle sea casi irrelevante, parece mentira que Gilliam haya pasado tiempo en España... Cierto que el film mezcla pasado y presente, pero, vamos, cuando muestra el presente, Gilliam sigue inmutable en su trip de la España cañí (esa que solo existe en la imaginación de los miembros de la RAE cuando piensan que algunos españoles, al oír "ministra", creen que se está hablando de la mujer de José Luis Ábalos. Pues Gilliam igual. O sea, tabernas donde hay curas con sotana, personas santiguándose, etc. Además, hace cócteles locos: en Semana Santa, por la mañana sacamos las procesiones encabezadas por el cura y, por la tarde, hacemos la verbena inaugurada por el alcalde... Más numerito de baile flamenco (lo de flamenco es un decir...).
En fin. lo único que de verdad me ha gustado han sido los paisajes...