sábado, 8 de diciembre de 2018

Las "mejores" (¡¡¿¿??!!) películas


Se acerca el final del año y pronto empezarán a aparecer las listas de las mejores novelas, las mejores películas, etc. etc. 
Esto me recuerda que el año pasado, por estas fechas, El País publicó la lista de las 15 mejores películas de la historia elegidas por los usuarios de FilmAffinity e IMBd.

Ya me parece prodigioso que sea posible elegir 15 films de entre los 342.000 que, según la propia IMBd, se han realizado desde que el cine existe (si añadimos capítulos de series, se alcanzan los 3.600.000 títulos).
Y me diréis: bueno, cada cual elige dentro de las que ha visto... Sí, claro y por eso ahora paso a comentar otros aspectos que considero prodigiosos (en mal plan) sobre las 15 películas elegidas.

martes, 27 de noviembre de 2018

El último tango de Bertolucci y la mentalidad de "pecadores"

Este artículo se publicó en 
http://tribunafeminista.org/2016/12/pecar-contra-el-patriarcado-o-dinamitarlo/

¿Pecar contra el patriarcado o dinamitarlo?

 No hay manera de que algunas mentes salgan de lo rancio.
Lo digo porque me maravilla la cantidad de gente que defiende El último tango en Paris argumentando que es una película iconoclasta, rompedora, progresista…


La película hubiera sido realmente innovadora si nos mostrara cómo un maromo tumba a Marlon Brando, lo inmoviliza, le unta el culo de mantequilla y le mete la polla. Así sí.
Y, oye que para considerarla sediciosa, atrevida, valiente, audaz (¿revolucionaria?) no sería preciso, que el maromo en cuestión “se la metiera de verdad en la vida real”, bastaría con que lo simularan y la escena chorreara voyeurismo placentero. Ni siquiera exigiríamos que a Brando le hubieran ocultado lo que iba a pasar a fin de que su humillación y espanto fueran auténticos.
Pero, francamente, vendernos la violación de una señora como rompedora… cuando el asunto de violar mujeres es más viejo que la Tana…

lunes, 26 de noviembre de 2018

El último tango en París. ¿Qué importa María Schneider frente a Bertolucci, Brando y Almodóvar?


Este artículo se publicó en
http://www.tribunafeminista.org/2016/12/almodovar-bertolucci-dios-la-cria-y-ellos-forman-pina/

Almodóvar/Bertolucci: dios la cría y ellos forman piña… 

En 2007 María Schneider declaró en el Daily Mail a propósito de la escena de la violación de El último tango en París:


"Esta escena no estaba en el guion original. A Marlon se le ocurrió la víspera. Me lo dijeron justo antes de rodar la escena y me rebelé. Tendría que haber llamado a mi agente o a mi abogado porque no se puede obligar a nadie a hacer algo que no está en el guion, pero yo entonces no lo sabía. Marlon me dijo: “No te preocupes, no es más que cine”. Pero durante la escena, aunque yo sabía que lo que Marlon hacia no era real, mis lágrimas sí eran reales. Me sentí humillada y, hablando con franqueza, tuve la impresión de ser violada por Marlon y por Bertolucci. Después de esta escena, Marlon no me consoló ni se disculpó. Menos mal que solo hicieron una toma."

viernes, 23 de noviembre de 2018

Robin y Marian" (Richard Lester, 1976). Calvary (John Michael McDonagh, 2014)

Robin y Marian (Richard Lester, 1976). Sigue siendo una buena película, sin duda. Con sus más y sus menos. 

Para mí hay un menos insalvable: Mientras Robin tiene vida, aventuras, amigos y enemigos, pasiones, desencantos, amores (incluido el de su fiel John que lo quiere a rabiar, que lo ama con un amor sin tacha aunque, siguiendo el guión tan esquizofrénico de la cultura patriarcal, ambos no se puedan enrollar sexualmente). Marian solo le tiene a él. 
Se supone que, cuando eran jóvenes, Robin y Marian se amaban pero, un día, Robin se va a las cruzadas, sin ni siquiera despedirse de Marian. Ésta cree morir y, de hecho, intenta suicidarse. Como no lo consigue, se mete a monja (una manera de ser fiel a Robin, claro, esa de meterse a "esposa de Cristo). 
Al cabo de años y años, cuando él vuelve, le dice "Ven". Ella, lo deja todo, por supuesto. 
Y no me digáis que es por la época... Sabemos que cada uno y una tenemos vida aunque no nos vayamos a las cruzadas. Solo las mujeres de cine no tienen vida, solo "amor", el que él se digne darle.

Claro que las hay peores... Por ejemplo: "Calvary", 
(John Michael McDonagh, 2014) la peli inauguró el Festival de cine de Gijón ese año (sí, sí 2014, no la prehistoria). La acción transcurre en un pueblo irlandés poblado por hombres variados pero, según parece, solo por dos mujeres, dos. Una de ellas intenta suicidarse por amor y la otra aparece con la cara deformada por una paliza pero aunque el cura intenta ayudarla, ella proclama que es porque le gusta que su amante le pegue.
Ea, en esas andamos aún. Y a mí me da un asco...
Y nos preguntamos cómo acabar con la violencia machista... Sin cambiar estos relatos modélicos, imposible.

Y no tiene guasa hacer una peli donde el prota es un cura estupendo...


viernes, 16 de noviembre de 2018

Heritage, de Hiam Abbass, 2011

A Hiam Abbass seguramente la conoceréis como actriz. Al menos por los Los limoneros (y si tampoco habéis visto esta última, también os la aconsejo).
Héritage, sin ser una gran película, resulta interesante. El relato transcurre en un mundo que conocemos poco: los palestinos que viven en Israel. 
La imagen puede contener: 2 personas, nubes, cielo y exterior

Vino Hiam Abbass a presentarla y al debate posterior (como he comentado en diversas ocasiones, en Francia, sin debate, las cosas pierden muchos enteros).
Estuvo interesante porque Hiam Abbass es palestina nacida y criada en Israel. Habla, pues, de una realidad que conoce.
Vuelvo a pensar sobre lo importante que sería para la población en general y para los jóvenes en particular ver cine. ¡qué inteligencia del mundo transmite el cine! qué visiones tan caleidoscópicas, tan humanas.
Como ya he dicho muchas veces: si no puedes vivir en un país, lo mejor para conocerlo es ver su cine. Ya sé que me diréis que leer su literatura también y sí, por supuesto pero el cine te da muchas informaciones: qué comen, cómo son las casas (y/o cómo las idealizan), cómo se mueven, etc. etc.
Desgraciadamente, tambien ocurre al revés: ver solo cine made in USA empobrece.
Os comento, en plan cotilleo (que también hay que cotillear): Hiam Abbass “in person” es bastante más bajita, más rellenita y mucho menos seria y “dramática” de lo que parece en sus pelis.
Se presentó, además, nada glamour ni folclórica: vaqueros azules y jersey verde de pico. Y metiendo la mano en el bolsillo del vaquero. O sea: te la cruzas por la calle y ni la ves.
Habla francés muy bien, con mucha soltura aunque, de vez en cuando, comete una falta o "no le sale" una palabra.
El fotograma es de la peli (además de dirigirla, tiene un pequeño papel).