jueves, 4 de mayo de 2017

"Aurore", Blandine Lenoir, 2017

Si vemos el panorama habitual, esta película resulta insólita. 
Acumula varias rarezas:


-Protagonista mujer de más de cincuenta años. Cosa poco frecuente. 

- No especialmente guapa. No diré que fea, ni mucho menos, digamos que "mujer normal" según los cánones habituales. 
- Con kilos de sobra para criterios actuales (y ojo, no está obsesionada por el asunto ni hace régimen).
-Con dos hijas que tampoco son especialmente guapas. Ni extraordinarias. O sea, la película opta por personajes no-extraordinarios.
-De clase trabajadora. O clase media, sin miseria pero sin mayores "alegrías" y con necesidad de tener trabajo.

-Tiene una amiga; con la que no se mueve en el terreno tan frecuente en los films de "somos amigas pero te saco los ojos si puedo". O sea, son amigas de verdad. Rara avis en el cine donde los hombres sí pueden ser amigos leales, las mujeres, en el fondo, viven en la rivalidad y la envidia 
- En el encuentro con un antiguo novio, ella lleva la iniciativa. Esta opción suele ser extremadamente rara. Una cosa es que las protagonistas se pongan en plan de lo que el patriarcado denominaría "putón desmelenado", o sea, se pongan a provocar en plan "calienta pollas" y otra que lleven la iniciativa. Y si la llevan que lo hagan con normalidad, como lo haría cualquier ser humano medianamente equilibrado, sin comportarse como una desaprensiva irrespetuosa del querer y la voluntad ajena.
- Y ¡ojo! donde la única escena de relación sexual es un CUNNILINGUS!!! (bueno, no se ve, se insinúa, es decir, el señor se baja y la cámara se queda con la cara de ella pasándoselo genial).

A parte de eso, la peli está bien. Es una comedia entretenida. 

https://www.youtube.com/watch?v=PFvzASLUqig


No hay comentarios:

Publicar un comentario