viernes, 9 de junio de 2017

Quinzaine des réalisateurs. Cannes 2017

Estoy  en plan stajanovista viendo una media de tres films al día de los proyectados en Cannes en la Quinzaine de réalisateurs. 
Como me paso la vida en las salas oscuras, luego no tengo tiempo de contarlo. Algunas notas breves (sobre todo para no olvidar lo que veo).


Diré que la mayoría me están interesando. Son películas comprometidas, de las que miran y enfocan nuestra sociedad. Lo que no significa que desdeñen el humor. 
Viendo Patti Kake$, por ejemplo, (Geremy Jasper) te sientes siempre entre la risa y el desgarro. 


Y otro tanto en The Florida Project (Sean Baker). Son films duretes porque hablan de la realidad de la vida de USA, la de tantos millones de personas con trabajos de m…, sin seguridad social, sin educación, sin estructuras que los acompañen y ayuden, sobreviviendo como pueden en una sociedad insolidaria cuyo mensaje es el éxito personal y el “sálvese quien pueda”. El modelo de sociedad brutal y competitiva que nos dice que si no triunfamos es porque somos tont@s, porque ahí está el mundo, abierto a nuestras audacias y si no nos lo comemos es culpa nuestra...
O sea, un modelo que condena al fracaso a la mayoría. 
En fin, esa “filosofía” capitalista que intentan vendernos como si fuera la repera del copón de la baraja. Lo hacen por tierra, mar y aire y, por supuesto con las ficciones tipo Hollywood, intensamente dedicadas a la evasión, a echar balones fuera, a distraernos de los verdaderos peligros a base de meternos por los ojos todo tipo de "peligros" fantasiosos, maravillándonos con superhéroes, engatusándonos, etc.
Estos films que comento de la Quinzaine, no, estos muestran la lucha tremenda y bastante desolada por la supervivencia ne la que está tanta gente. Gente que, además, no tiene conciencia de clase alguna. Escapan –si pueden- como pueden, pero ninguna lucha por el cambio social. Muy desolador en el fondo (aunque ya digo que, en las formas, pueden tener hasta bastante sentido del humor).

El trailer es malejo, desde mi punto de vista. Desmerece la peli.


En la misma cuerda (aunque sea canadiense) está Mobile Homes  (Vladimir de Fontenay).


Y este trailer también me parece malejo

Más películas dignas de tenerse en cuenta, por ejemplo:
Marlina, la tueuse en 4 actes (Mouly Surya), el machismo y la violencia patriarcal en Indonesia. Y, como siempre, pienso lo maravillosa que es esa posibilidad que nos ofrece el cine de mirar otros mundos tan alejados del nuestro y, sin embargo, con mecanismos tan similares al nuestro en algunos aspectos… 
Y lo desaprovechada que está esa oportunidad magnífica. Me apena pensar que el gran público no tendrá probablemente ocasión de ver ninguna de estas películas (en París se van a estrenar casi todas, en España imagino que ninguna). Son films nada plastas que te enseñan a ver la realidad desde otros prismas, que te interpelan sobre otros humanos y sobre nosotros mismos, sobre los mundos que construimos, las pozos en los que vivimos, las posibilidades (o no) de escapar de ellos…



Y dos italianos (ojo con el cine italiano que después de unos años missing está volviendo con fuerza): 
Cuori puri (Roberto De Paolis) y A ciambra (Jonas Carpignano). La primera, una historia de amor pero que no olvida el contexto y la segunda la iniciación a la masculinidad -con todos sus horrores- de un joven gitano.



Curiosamente, los dos únicos films del género comedia intrascendente y de mirarse el ombligo han sido dos francesas.
Otez-moi d'un doute (Carine Tardieu) y Un beau soleil intérieur (Claire Denis). La primera mucho más interesante y divertida, sin duda. Con mejor ritmo y más interés porque, de paso, plantea (levemente, claro) algún problema ligado a la vejez y porque, si bien los protagonistas son los hombres, aparecen dos personajes de mujer que no son unas simples pavisosas.

La segunda, Un beau soleil intérieur, plasta y de un parisino “petit bourgeois” que asquea. Te preguntas ¿no tienen nada más que contar que sea un poco menos tontaina? Todo un bluf.
Me asombra que Claire Denis acepte (o incluso busque, no sé) filmar esta vacuidad lánguida. Para que os hagáis idea: Mujer en torno a cincuenta años, pintora, con una hija de 11 que se pasa la vida (la madre, no la hija) buscando el amor… Si fuera una adolescente pavisosa, o alguien con un trabajo rutinario que le aburre a morir… pues se entendería (aunque seguiría sin interesarme). Pero lo mínimo que puede esperarse cuando haces del personaje principal una artista es mostrar que su arte le interesa. Pues no, la vida de esta mujer solo consiste en esperar a ver cuál de los hombres que se va cruzando resultará el hombre de su vida… Y como ninguno le va resultando, pues ella todo el rato lloriqueando por los rincones… Dan ganas de abofetearla. Qué nadería de film. Qué personaje protagonista sin interés alguno…

Dicho eso: la nadería está bien escrita (Christine Angot) y tiene una escena final que es estupenda en ese sentido. O sea, si con esa capacidad de escritura se hubiera puesto a escribir sobre algo… Pero no. Yo creo que hay gente que no sabe que existe el mundo… 
Y esta vacuidad tontaina servida por todo un estrellato:



Ah! y la última de Bruno Dumont, Jeannette, l'enfance de Jeanne d'Arc. Esta merece comentario aparte.Y no lo voy a hacer por falta de tiempo. Me gustó porque Dumont desprecia olímpicamente los códigos de género, de punto de vista, de verosimilitud… Mezcla el misticismo con el humor paródico como si nada. No desentona de su trayectoria: audaz, loco, atrevido.
Y, la verdad, el resultado es digno de verse (solo para gente a quien le guste los experimentos exóticos). Si a mí no termino de maravillarme es porque la historia que narra me importa un bledo y el texto de Péguy (contrariamente a lo que piensan muchos) me parece plasta, enfático sin ser bello, untuoso, vacuo.  Pienso que el mismo tipo de planteamiento pero con unos versos de Victor Hugo, por ejemplo, sería otra cosa, pero Péguy…  

O sea, otro contenido intrascendente pero, al menos sus formas sorprendentes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario